+54 9 11 5319-5956 gerente.celsi@gmail.com

02/06/2016 Por Terra FUENTE Trabajadores de dos empresas privadas que protestaron esta mañana contra despidos y otros problemas laborales en el ingreso al Aeropuerto Internacional de Ezeiza fueron desalojados por la fuerza por la Gendarmería Nacional.

Con máscaras antigases, escudos y golpes de bastón, los efectivos de la Gendarmería avanzaron en bloque sobre los trabajadores que cortaron el tránsito vehicular en el ingreso al Aeropuerto, primero en forma parcial y luego total.

Los gendarmes contaron con el apoyo de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) y de la Policía Federal para sacar a un grupo de unos 100 trabajadores que realizaban un corte sobre la autopista Riccheri, a unos 300 metros del ingreso al Aeropuerto.

Esos manifestantes son empleados de la empresa productora de plásticos Mascardi, quienes pidieron la reincorporación de trece operarios despedidos, y expresaron solidaridad con la protesta de los trabajadores de la firma de seguridad privada Securitas.

Alrededor de 650 trabajadores de la empresa Securitas, afiliados al Sindicato de Seguridad Privada de la República Argentina (UPSRA), protestaron con un corte parcial en el peaje de ingreso al aeropuerto.

Estos trabajadores protestaron contra eventuales despidos y problemas salariales en la firma que brinda servicios de seguridad en el Aeropuerto desde el que despega el 95 por ciento de los vuelos internacionales.

«Nosotros estamos en conflicto con la empresa Securitas Argentina, por pedido de reducción de jornadas de trabajo. Tuvimos reuniones en el Ministerio de Trabajo, no llegamos a un acuerdo. La empresa está persiguiendo, con sanciones. Según las normas Aeroportuarias, las horas de trabajo son 160, estamos trabajando 240 horas», explicó un trabajador a Crónica tv.

El juez federal de Lomas de Zamora, Alberto Santamarina, intervino dando la orden a la Gendarmería de notificar a los manifestantes y esperar diez minutos, plazo tras el cual deberían desalojar utilizando la fuerza.

Tras ser desalojados, los trabajadores de Mascardi subieron a dos micros para dirigirse hacia la Plaza de Mayo para denunciar la «represión» y luego marchar al ministerio de Trabajo a pedir una audiencia, dijeron en declaraciones televisivas.